Método de calificación de la Universidad Católica Santo Domingo

Por: Francisco Sánchez

Se conoce como calificación al acto de calificar a algo o a alguien. Este verbo, según se desprende de su definición, significa evaluar y puntuar las cualidades o capacidades de un objeto o individuo, realizar un juicio de valor o establecer el nivel de suficiencia de los saberes que los alumnos evidencian al realizar exámenes o determinados ejercicios.

Hoy tocamos el tema de las calificaciones ya que  nuestra universidad ha tomado la iniciativa por segunda vez, de modificar el proceso de calificar a sus estudiantes. En esta ocasión, el primer y segundo parcial valdrían cada uno 15 puntos, la nota práctica tendría un valor de 30 puntos y el examen final tendría un valor de 40 puntos, para así lograr un total de 100 puntos.

Muchos estudiantes luego de esto comenzaron a decir “ese método es más incómodo” “el anterior era mejor” “ahora no sabremos cuando retirar o no”; Pero, ¿Realmente fue una mala decisión? Tenemos que tener en cuenta que no seriamos la única universidad que tiene este método de calificar a los estudiantes. Incluso, parte de la razón de este cambio, fue la MESCyT, quien está buscando regular los procesos en las universidades.

Ahora bien, aun así hay muchas universidades que tienen el método acumulativo y evalúan de formas distintas. Algunas dan total prioridad a los exámenes, no toman  mucho en cuenta la participación o trabajos, a menos que los mismos tengan como valor, parte de los puntos del examen o sean acogidos por el profesor como una evaluación  no escrita. Otras simplemente, le dan control total a los profesores de como ellos evaluaran y calificaran a sus estudiantes.

Por esto entiendo que la forma en la que la universidad  califica a sus estudiantes es muy buena, bastante estable ya que cada cosa tiene su puntuación asignada, no hay forma en la que el proceso se realice de manera injusta, en donde se busca evitar que los estudiantes, ni los docentes tengan un proceso fraudulento dentro del cuatrimestre. En pocas palabras existe un mayor control y es más fácil adquirir los puntos, ya que cada una de las asignaciones están claras.

En relación con el retiro de materias, tenemos la dicha de que nos permiten retirarla tiempo después del segundo parcial, ya que en otras universidades, este proceso termina incluso antes del segundo parcial. Teniendo nosotros la oportunidad de ver cómo nos va en los primeros 30 puntos en relación a los parciales, sin contar uno que otros puntos obtenidos de la nota práctica. Ahora bien, debemos tener bien claro nuestras capacidades, puesto que, si entendemos que estamos propensos a quemar la materia por la dificultad de la misma, no nos arriesguemos, porque en ese caso los culpables no son los profesores, somos nosotros que en muchas ocasiones no damos lo que tenemos que dar para lograr aprobar la materia.

“Cuando hay directrices… Hay un orden, y cuando hay orden… Todo fluye de manera efectiva.”