La justicia: elemento esencial del derecho

la-justicia

Por: Roberto Eliezel Santana Sosa

 

La justicia es un elemento esencial del derecho, el cual sirve de aplicación para señalar tal y como se define en general “dar a cada quien lo que merece”. De manera práctica, vemos que toda vez que una persona violenta una ley y dicha violación se prueba ante un tribunal, la sanción que se emita al final del proceso será la que dispone la ley. Tal es el caso de un individuo que al abstenerse de pagar una deuda, el acreedor es susceptible de embargarle o de aquel que sustrae algún objeto mueble (celular, reloj, etc.) a otro es reo de robo pudiendo ser privado de su libertad.

El concepto de justicia se puede plantear desde dos vertientes, la justicia aplicada entre los humanos tal y como se ha planteado y la justicia divina que alude a los principios, estatutos y mandamientos aplicados en las escrituras bíblicas. La primera es la que resulta de interés tratar a los fines sustentar este escrito ya que la otra requiere un estudio apoyado a la teología.

Hablar entonces de que la justicia es dar a cada uno lo merecido, resulta necesario mecanismos viables orientados a esos fines. En ese sentido, es menester expresar que la ley sustantiva establece lo que está permitido y prohibido y la adjetiva plantea el camino o conjunto de pasos a seguir para que se aplique el derecho; el ejemplo más claro es el del Código Civil (ley sustantiva) y el Código de Procedimiento Civil (ley adjetiva), en la medida que el primero plantea figuras jurídicas, derechos, deberes, principios, etc. el segundo dispone el cómo esas denominaciones pueden ser exigidas ante los tribunales.

Siguiendo el orden de las ideas, la justicia amerita la atención y el seguimiento de aquel que la aplica, particularmente el juez puesto que se trata de un actor imparcial que escucha a las partes en todo caso y motiva sus decisiones en apego al principio de legalidad, ósea en cumplimiento de la ley. Por lo tanto, el fundamento principal de la justicia se sustenta en la complejidad de entender y aplicar la ley de manera que exista congruencia entre los hechos y el derecho para que en el momento de dársele a una persona lo que le es debido sea lo más transparente y correcto posible.

En conclusión, la justicia es muy importante para la aplicación del derecho ya que corresponde recibir aquello que se merece la persona en la convivencia con sus homogéneos en sociedad, lo que garantiza al efecto la buena voluntad en las relaciones intrapersonales y promueve el orden en la sociedad.