Extensiones de pelo: Secreto a voces de belleza

Por: Maylin Dionisio

Carla, una trigueña de 25 años, despertó a tempranas horas de la mañana del sábado para tomar uno de los primeros turnos en el salón de belleza. Ya a las 7:30se encontraba en el “Salón Divina” donde rápidamente dejó en manos de su estilista Carolina el cambio de color de su pelo.

“Su pelo” es una combinación entre su cabello natural y sus tres paquetes de abundantes extensiones adheridas a su cuero cabelludo de la mitad de su cabeza hacia abajo.

El proceso estilístico consistió en primer lugar en decolorar las extensiones, que le caían a la cintura, hasta que adquirieran un tono casi rubio y posteriormente aplicar a su pelo natural color artificial para que pasara de rojizo a un tono más claro.

Entre decoloración, lavado de pelo, más de 45 minutos dentro del secador y otros45minutos en el pasado del blower,el cual se convirtió en todo un espectáculo, tras las quejas de Carla por el caliente del blower y la respuesta jocosa de Carolina “las trenzas de la que se sostienen las extensiones aún están mojadas, debiste durar más tiempo en el secador” no le quitaron la energía a esta mujer, quién saliómás que satisfechadel salòny con una enorme sonrisa a las 11:50 de la mañana, luego de transcurridasmás de 4 horas.

Sin embargo, al igual que Carla, son muchas las mujeres que aplican el dicho popular“el que quiere moño bonito, debe aguantar jalones” y si a este panoramase le agreganlas extensiones de pelo, una visita al salón podría resultar no muy placentera.

 

Mujeres y sus experiencias con extensiones

extensiones-de-pelo-artificial-como-son
Lucir una cabellera abundante y larga es la ilusión de la mayoría de las mujeres, las que de forma natural no la pueden tener por una u otra causa, buscan opciones para hacer su sueño realidad; es por esto que las extensiones han llegado a convertirse en un elemento indispensable para muchas féminas.

Aunque solo existen dos tipos: las de material natural y las de pelo sintético son diversas técnicas las que se utilizan para unirlas al cabello natural: trenzadas con el propio pelo, unidas con silicona o con queratina, mediante ultrasonidos, láser y demás, pues la innovación es constaste.

Hasta hace unos años estas solo se podían ver en el cine o la televisión y siempre en el cabello de las celebridades, pero desde hace poco tiempo se han convertido en uno de los recursos estilísticos estrella de las peluquerías de todo el mundo.

Jusselly Solano, una joven de 22 años, confiesa que utiliza extensiones porque le gustan los cambios y en un segundo plano porque es tendencia; sin embargo, explicó que la primera vez que optó por el pelo postizo no fue por gusto.

“A mí se me había caído el pelo, estaba maltratado y muy corto, entonces entendí que era la mejor manera para ocultarlo“comenta la joven.

Y al parecer las mujeres no limitan la “belleza” a la edad,pues Angie Mancebo explica que le ha colocado extensiones a su hija de 10 años.

“Mi niña está en una escuela de modelaje y ese medio exige cambios en su imagen” afirma .

Sin embargo, hay otras que han intentado ponerse a la moda, pero no logran soportar el precio de la belleza.

“La única ocasión en la que me puse unas extensiones no duré con ellas ni un día, resulta que las trenzas que me hicieron estaban muy apretadas, cuando intenté dormir no aguanté el dolor de cabeza y tuve que quitármelas” admite Nairoby Sánchez.

 

Peluqueras

natural-del-pelo-recto-clip-en-extensiones-del-pelo-25-pulgadas-63-cm-longitud-de-super

Al volverse tan populares, los estilistas en su mayoría han hecho de las extensiones un sinónimo de belleza. ‘En unas horas transformarás tu imagen’, así anuncian algunos centros su especialidad en realizar extensiones de pelo, aunque son muchas las estilistas las que defienden el uso de las extensiones, pues aseguran que las mujeres se ven más bonitas con ellas, otras sostienen que los efectos que producen son negativos.

“La mayoría de las clientasque se ponen este tipo de pelo, al momento de quitárselas resulta que tienen menos cabellos; y en el caso de que les crezca un poco su pelo en algún lado, por lo general se les quiebra en otro lugar”. Así se expresa Patricia Montas una joven estilista, propietaria de un centro de belleza en la provincia de San Cristóbal.

 

beyonceCorroborando la opinión de Patricia se encuentra otra peluquera, Altagracia Sánchez, quien recomienda a sus clientas que, en vez de invertir en un pelo postizo, se compren una buena línea (tratamiento de pelo).

Las responsables de manejar la melena de las féminas en los centros de belleza indican que tratar con clientas con extensiones es mucho más complicado que atender a una mujer con su pelaje natural.

“Se pierde más tiempo con ese tipo de clientas, tanto desenredando la cabellera, el tiempo quepasan en el secador es más extenso y el pasado del blower por igual” explica Altagracia, quien sostiene que por esos detalles es que se les cobra más a quienes tienen ese tipo de cabello.

 

Costos

modelos-de-extensiones-de-peloEsta tendencia supone una inversión y Wendy Bautista,una autodefinidaadicta a las extensiones, lo tiene bien claro.

Wendy de tez oscura, asistente en una oficina y residente en una comunidad humilde del municipio de San Cristóbal lleva adheridos a su cabeza más de diezmil pesos.

“Tengo puestos tres paquetes de pelo humano ondulado. Cada paquete me costóRD$4000 y meahorré la postura porque me lohago yo misma” explica la mujer.

Ella asegura que su inversión vale la pena, alegando que “el cabello es el marco de la cara”.

Con un negocio informal en su propia casa comercializa extensiones totalmente humanas en diferentes versiones; liso, ondulado y crespo. Comenta que en tiempos en que la venta no es muy buena puede vender hasta 6 paquetes por mes, sin embargo,en temporadas de alta demanda como la navidad, su venta llega a incrementarse hasta los 30 paquetes mensuales.

“Un pelo sintético puede adquirirse hasta a 100 pesos el paquete, sin embargo, las extensiones humanas de calidad son otro caso, un paquete puede costar 4000, 8000 o más”afirma.

Siendo la pulgada la unidad de medida de las extensiones, de acuerdo a su longitud y la calidad varían los precios de mentiras-pelos_mdsima20151203_0340_20adquisición, por lo que un pelo humano lacio de 20 pulgadas puede costar 4,300 pesos mientras que en el mismo largo, pero en pelo rizo puede llegar a costar 5000 pesos.

Quienes quieren, pero económicamente no pueden este producto han llegado a solicitar hasta créditos “muy dominicanos”,“varias mujeres me han pedido que abra un “san”, explica Wendy.

 

Dermatología

images

Aunque la moda por la alternativa postiza y el hecho de poder transformar la imagen en tan solo unas horas es tentadora y puede resultar muy agradable a la vista de sus usuarias,dermatólogos aseguran que las extensiones pueden dañar la salud capilar. Las trenzas, los rulos, las coletas, los moños y el resto de los peinados que suponen estirar el pelo fuertemente pueden generar alopecia cicatricial o caída de pelo, como se conoce popularmente.

“Una de las razones de esta destrucción es la tensión que ejerce ese pelo artificial al cuero cabelludo de la persona y se agudiza cuando se mantiene por mucho tiempo, la alopecia cicatricial destruye los folículos pilosos y estos ya no producen más cabello” expresa el dermatólogo Juan Domínguez

Y de acuerdo a la doctora Ana Torres las desventajas aun no terminan, pues advierte de otro efecto secundario: la pérdida del brillo.

La explicación de esta alteración podría estar, según señala la doctora Torres, en que “al no airearse lo suficiente, el pelo natural pierde brillo y textura en la parte cubierta por las extensiones”.

 

Además, los especialistas desmienten la teoría de muchas personas que tienen poco pelo, cabello frágil o débil y que utilizan extensiones para aumentar el pelo, pues loque ocurre en estos casos según los dermatólogos es que la tracción que ejercen las extensiones sobre este cabello ya debilitado, facilita su pérdida.

 

Psicología

Además de los efectos negativos provocados al sistema capilar hay otro aspectoque, aunque no es visible se ve afectado y es la autoestima.

“cuando llega el momento de quitarse las extensiones en la mayoría de los casos la persona se siente menos atractiva y mucho más inconforme con su apariencia; precisamente por esta razón es por lo que las extensiones se convierten en una especie de adicción para quienes recurren a las mismas” indica la psicóloga Virgen Morillo.

La inconformidad que siente la persona con el pelo natural se incrementa con los comentarios y opiniones de la sociedad que aprueban como “mejor” la aparienciade ese mismo individuo, pero con extensiones.

Kirsys Colón una joven de 20 años,quién por más de 5 años usó pelo postizo, vivió en carne propia las críticas de amigos, conocidos y familiares que durante meses le recordaban que según ellos se veía mejor con cabello artificial.

“La gente que siempre me viocon extensiones me decía ¿Por qué te las quitaste? Te veías mejor, y realmente esas palabras me hacían sentir poco atractiva”

Sin embargo, Kirsys hizo caso omiso a ese tipo de comentarios y ahora goza de una saludable cabellera natural.

Aunque esta joven pudo sobrellevar las críticas, para Lissette Rodríguez de 30 años, la historia fue muy diferente, trasrecibir comentarios parecidos a los de Kirsys cuando se quitó las extensiones, al poco tiempo volvió a utilizarlas.

“Cuando me las quité, tenía previsto no ponérmelas por lo menos hasta 6 o 7 meses después, pero la gente me decía que me veía más linda con ellas y volví a ponérmelas” admite Lissette.

 

Lo nuevo en extensiones

rbvajfg_ncwaoklxaay8ceafc6u181

El mundo está en constante cambio y día tras díasurgen nuevasopciones en el mercado de las extensiones que tratan de satisfacer necesidades y gustos de quienes las utilizan. Lo más reciente son las llamadas “pelucas de encaje frontal, o encaje de frente” que están realizadas con una malla especial ligera que simula el nacimiento del cabello desde el cuero cabelludo.

Wendy Bautista, experta en extensiones, explica que con erbvaevfjsgearl-9aaeu28rzfpc874l encaje frontal el

cabello es cosido de uno a uno de forma artesanal sobre una malla que trae esta nueva modalidad de pelo.

La industria de las extensiones es bastante rentable y crece considerablemente, sin embargo, adentrarse y formar parte de esa tendencia conlleva consecuencias que toda persona debería analizar previamente.