Exposiciones en clases, la tortura de nunca acabar para los estudiantes

En ocasiones, dentro de las miles de formas que tiene un profesor para evaluar a sus estudiantes está la opción de evaluarlos mediante la realización de una exposición, en donde el estudiante debe mostrar un completo dominio, no solo de la parte del tema que le toca exponer, sino también del tema en general, el estudiante debe mostrarse seguro, y sobretodo debe exponer de forma clara y precisa de manera que tanto el profesor, como los compañeros de clases comprendan el contenido de la exposición y el tema.

 

Para algunos estudiantes ser evaluados con exposiciones es una tortura, y más cuando estos no tienen un compañero en clases que les proporcionen “apoyo moral” y están frente a muchísimas caras desconocidas, porque el exponer implica, pararse frente a toda la clase, y dirigirse a un público, situación que puede poner en aprietos a aquellos estudiantes que no tienen dominio escénico, son tímidos, no les gusta hablar en público, etc…

Shy Student Hiding Behind Note Cards During Class Presentation --- Image by © Randy Faris/Corbis

En algunos casos, el pánico de tener que dirigirse a toda una clase no es lo que hace que un estudiante se sienta abrumado por el hecho de tener que exponer, también existe la posibilidad, de que el estudiante no sepa cómo hacer un buen trabajo, o como aprenderse el contenido de un tema sin tener que depender mucho de materiales de apoyo, tales como afiches, los cuales te impulsan a leer más de lo adecuado y, a no obtener una buena calificación.

La buena noticia es que hacer una exposición no es algo que tenga que quitarte el sueño, siempre y cuando el estudiante ponga de su parte para hacer un buen trabajo y se dispongan a ser excelentes habrá un buen resultado, algunas tips o consejos para controlar los nervios, perder el miedo escénico, y hacer una excelente exposición son:

  • Prepara tu exposición: no se puede hablar sobre un tema sin estar informado sobre él o haberse documentado previamente. Al buscar la información asegúrate de que estas buscando en una fuente confiable, haz comparaciones, y hazlo con mucho tiempo de anticipación.
  • Utiliza material de apoyo: si el profesor te lo permite, puedes usar como material de apoyo, una diapositiva, cartulinas, panfletos, etc… El material va a servir de soporte, para mantener a los espectadores atentos y a que pueda tener una idea básica de lo que abundarás en la exposición solo viendo el material o leyendo las diapositivas.
  • No coloques muchas letras en tu diapositiva: de usar como material de apoyo una diapositiva, es recomendable que no coloques tu exposición completa en los slides, coloca frases sencillas que te sirvan de guía y puedes utilizar imágenes alusivas al tema.
  • Habla como sueles hacerlo normalmente: no utilices expresiones raras o complicadas, sino de acuerdo al nivel cultural del público. Busca la manera más sencilla de decir las cosas. Para exponer, la sencillez definitivamente es la mejor arma.
  • Ensaya tu exposición: después de leer varias veces la información que has investigado, trata de decir lo que aprendiste, o lo que se quedó en tu memoria frente a un espejo, hazte de cuenta que estas conversando con alguien más de algo interesante que aprendiste, o que viste.
  • Relájate: No te presiones mucho, trata de que los nervios no te dominen, utilizar la técnica de mirar al vacío, es decir, a la pared del fondo del salón de clases, te puede ayudar a controlar los nervios, y cuando te sientas más confiado puedes mirar algunos compañeros que te inspiren confianza, o alguno amigo/a.
  • Utiliza ademanes: señala, apunta, compara. Los gestos refuerzan lo que cuentas. Es muy importante que mires al público, y no siempre al mismo lugar. Debes hablar para todas las personas de la sala. Mirarles a los ojos transmitirá seguridad y confianza.

La práctica hace al maestro, al principio puede ser difícil, pero luego que vas tomando experiencias, te resultará fácil y sencillo. Y recuerda “Si tu no trabajas por tus sueños, alguien te contratara para que trabajes por los suyos” – Steve Jobs.